Aunque en ocasiones se le ha atribuido el invento de la silla eléctrica a Thomas A. Edison, no fue el sino que el invento real fue uno de sus empleados, Edison era un inventor pero sobretodo un empresario despiadado, sino que se lo pregunten a Nikola Tesla.
El empleado que invento este artilugio se llamaba Harold P. Brown, la idea básica era crear un método más “humano” de ajusticiar a los presos que el método que se utilizaba hasta la fecha, la horca. En principio la idea era usar corriente continua, pero Edison enfrascado en la guerra de las corrientes y como movimiento empresarial, suponía que nadie querría en su hogar la corriente que mataba gente, insto a su empleado a usar la corriente alterna, que era defendida por Nikola Tesla.
Con estas premisas empezaron sus investigaciones, y hacia 1888 ya tenían un prototipo en el laboratorio que emplearon con diferentes animales, incluido un elefante llamado Topsy, suyo video se encuentra en un post anterior de este blog.
El funcionamiento de este invento de la muerte es bastante sencillo desde un punto de vista técnico, el condenado es atado a la silla, y se le colocan dos electrodos, uno por la cabeza y el otero en la pierna. Para matar lo que se hacía era aplicar dos descargas de 2000 voltios, la respuesta a por que eran dos, se debía a que la primera debía dejar al reo inconsciente y la segunda era para matarlo. El problema de esto es que le reducían el voltaje en la primera descarga y a veces no quedaba inconsciente, quedando agonizante el reo hasta la segunda descarga, internamente esto lo que hace es subir la temperatura hasta los 60º, vamos que cuecen al pobre preso.
El primer desdichado en morir en la silla eléctrica fue un preso llamado William Kemmler, en agosto de 1890. Lamentablemente el invento no resulto ser muy efectivo en esta primera prueba, y varios asistentes salieron horrorizados, llegando a escribir los periodistas de la época “Era un espectáculo horrible, mucho peor que el ahorcamiento”, esto se debía a que el reo no murió en la primera descarga, sino que hubo que darle dos, y además el generador tardaba 4 minutos en conseguir potencia, en los cuales el preso, medio quemado y agonizante sufrió una agonía terrible.
Pero así a todo esto no impidió que se siguiese usando como método de ejecución y extendiéndose cada vez más, pero ha terminado siendo sustituida por otros métodos como la cámara de gas o la inyección letal. Aun a pesar de todo esto la silla eléctrica se sigue usando en varios estados Alabama, Florida, Carolina del Sur, Tennessee y Virginia, pero para que se use tiene que ser el preso quien lo solicite, aunque a mí no me entra en la cabeza como alguien puede pedir semejante horror…

Comparte:
  • services sprite Curiosidades históricas: La historia de la silla eléctrica
  • services sprite Curiosidades históricas: La historia de la silla eléctrica
  • services sprite Curiosidades históricas: La historia de la silla eléctrica
  • services sprite Curiosidades históricas: La historia de la silla eléctrica
  • services sprite Curiosidades históricas: La historia de la silla eléctrica
  • services sprite Curiosidades históricas: La historia de la silla eléctrica
  • services sprite Curiosidades históricas: La historia de la silla eléctrica
  • services sprite Curiosidades históricas: La historia de la silla eléctrica
  • services sprite Curiosidades históricas: La historia de la silla eléctrica
  • services sprite Curiosidades históricas: La historia de la silla eléctrica

No hay post relacionados.